miércoles, 12 de octubre de 2016

LA SAL: ¿ES BUENA O MALA?

¿Cómo estás hoy? Espero sigas encontrándote en forma.
Hoy quiero hablarte de la importancia de saber usar la sal cuando cocinas o cuando comes.

La sal no es mala, si la usas con moderación e inteligencia. No tienes que eliminar la sal, sino reducir las cantidades que comes. Y hoy te voy a enseñar cómo hacerlo.

Antes de esto, debes saber que tu cuerpo necesita sal para controlar la presión arterial o para que los músculos y los nervios funcionen adecuadamente. 


La ingesta media diaria de sodio debería ser de 5 gramos, la cantidad que lleva una cucharadita de café. 



Para conocer la cantidad de sal que contiene un alimento en concreto, debes multiplicar por 2,5 la cantidad de sodio indicada en las etiquetas de los envases. Existen alimentos que contienen sodio de forma natural, por eso debes tener cuidado con añadir sal a los alimentos que ya lo contienen de forma natural.

El exceso de sal hace que las arterias se vuelvan menos elásticas y dificulten el transito de la sangre. Las excesivas cantidades de sal en el organismo causan también retención de líquidos, con consecuente aumento del peso corporal.






Si quieres cuidarte, tener unos hábitos de vida saludables y una correcta nutrición, sigue estos sencillos consejos para reducir el consumo de sal.

1. Sustituye la sal por otras especies que den sabor a las comidas, por ejemplo la pimienta negra.

2. Cocina las verduras "al dente" para que mantengan inalteradas todas sus propiedades y no necesitarás añadir sal para que las verduras tengan sabor.

3. Añade la sal a los alimentos ya preparados y no mientras los cocinas.


Una correcta nutrición empieza por hacer pequeños cambios en tus costumbres. Empieza por reducir el consumo de sal.




1 comentario:

¿Qué te ha parecido? Deja un feedback.