jueves, 26 de enero de 2017

LA FORMA CORRECTA DE PESARSE

Cuando alguien viene a mi consulta, lo primero que hago es pesarlo, algo que seguramente tú también haces en tu casa.

Cuando te subes a una bascula te alegras si adelgazas o, por el contrario, te frustras si no has perdido peso.


Recuerda que tu cuerpo está hecho de músculos, órganos, huesos y agua: ¡casi el 70% de nuestro cuerpo es agua!



El peso que nos indica una báscula tradicional es el peso total de todos estos factores, sin diferenciar cuánto pesan tus músculos, cuánta agua hay en tu cuerpo, y cuál es tu  índice de grasa. 
Si quieres realmente saber cuántos pesas debes seguir las siguientes pautas:


1. PÉSATE SIEMPRE A LA MISMA HORA.

El mejor momento para pesarnos es por la mañana, al levantarnos y en ayunas y, si puede ser, después de haber ido al baño. A primera hora de la mañana aún no hemos comido ni bebido nada, acabamos de eliminar las toxinas y los excesos del día anterior.


2. USA LA MISMA BÁSCULA.

Las básculas son máquinas, y cada una está calibrada de una forma específica. También es importante que la báscula esté siempre en el mismo sitio para que esté siempre en la misma posición, ya que una inclinación diferente de la báscula puede dar resultados diferentes.
Las básculas digitales son más precisa que las tradicionales, porque pueden diferenciar todos los factores que influyen en tu peso.


3. USA SIEMPRE EL MISMO TIPO DE ROPA.

Las básculas no detectan cómo vistes, y cada indumento tiene su peso. Si cada vez que te pesas lo haces con ropa diferente estarás alterando los resultados.


Cuando te pesas, debes también tener en cuenta tu edad, tu sexo y si haces deportes o alguna actividad física

Si quieres perder peso, lo ideal es que combines una alimentación sana y equilibrada con algo de ejercicio físico. 

Si sigues estas pautas, puede que las primeras veces que te peses, notarás que tienes algunos kilos de más. Pero esto no quiere decir que hayas engordado, sino que tu masa muscular ha crecidoProbablemente hayas perdido algo de grasa, pero tus músculos han crecido porque has hecho ejercicio físico

Otro factor que debes tener claro es que al principio es fácil que pierdas peso, porque estás limpiando tu cuerpo de todas las toxinas, de los excesos de comida y estás eliminando líquidos. Te desinflas rápidamente y pierdes peso más rápidamente. 

Cuando tu cuerpo empieza a encontrar una estabilidad, tu peso bajará con menos velocidad. Esto ¡es normal
No debes perder la ilusión ni las ganas de seguir con tu plan de hábitos saludables.

Cuanto más avances en el proceso, más tendrás altibajos en tu peso: a veces te parecerá que hayas engordado, otras que hayas adelgazado. Todo es relativo por lo que te he dicho hasta ahora. 

Tu cuerpo antes no estaba acostumbrado a hacer ejercicio físico, y ahora tus músculos están trabajando y creciendo. 
Tú estás más fuerte, pero no más gordo. 
Tus huesos también trabajan y se hacen más robustos y fuertes. 
La grasas que tenías acumulada se está transformando en energía que tú debes quemar moviéndote.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? Deja un feedback.