jueves, 5 de enero de 2017

CONTROLA TU PESO COMIENDO PROTEINAS

Hola amig@.

Estamos de vuelta tras el parón navideño. Un poco de descanso para recargar las pilas y empezar este 2017 con mucha más energía.

Uno de los propósitos para el nuevo año es el de cuidarse, controlar nuestro peso y estar en forma. Y tú también te lo habrás propuesto y habrás ido a la búsqueda de información sobre dietas para adelgazar rápido.
Ya te dije que no hay dietas que adelgacen: para controlar tu peso debes llevar una alimentación sana y equilibrada y hacer ejercicio de forma suave y moderada, pero constante.

Y para una correcta alimentación debes aprender a comer proteínas junto con grasas saludables e hidratos de carbono


Las proteínas son nutrientes con un gran poder saciante que el cuerpo asimila gradualmente siendo de composición compleja. Esto te permite controlar tu apetito durante más tiempo.  

Las proteínas te ayudan a construir o reconstruir tus músculos y tejidos, sobre todo cuando haces ejercicio. Por eso, en la alimentación de un deportista no pueden faltar las proteínas. 
Y lo que te recomiendo es que tomes proteínas después de los entrenamientos, aunque sean suaves y crees no haber hecho un gran esfuerzo físico.

Las proteínas también te ayudan a controlar tu peso. ¿Sabes por qué? No solamente por el efecto saciante que tienen, sino porque tu cuerpo necesita más energía para digerir los alimentos que contienen proteínas, y esto hace que tu metabolismo trabaje más, gastando más energía.

Los mejores alimentos que puedes consumir para ingerir proteínas son 

carne 
(sobretodo blanca, de aves, y sin grasa)

pescado

huevo 
(la clara de huevo es una optima fuente de proteína)

legumbres

frutos secos

Si tienes ganas de picar entre horas, lo mejor que puedes hacer es comer algún fruto seco: te quitará el hambre dándote una sensación duradera de saciedad.

¿Cuántos gramos de proteínas al día necesitas? 

No hay una respuesta concreta, cada cuerpo tiene necesidades diferentes: el aporte de proteína que puedes necesitar va desde los 36 gramos diarios hasta el 1,5 gramo por cada kilo de peso corporal. Depende de tu estructura corporal, de la actividad física que realices y de tu metabolismo.

Y cuidado con ingerir proteínas en exceso.
Tu cuerpo no es capaz de almacenar las proteínas, al igual que hace con los hidratos. Y esto conlleva serios problemas para tu salud.

El exceso de proteínas libera una sustancia toxica llamada amonio que altera tu metabolismo y sobrecarga los órganos vitales como el hígado o los riñones.
Tu cuerpo intenta eliminar las proteínas en exceso usando fosfato cálcico
Y ¿de dónde lo obtiene tu cuerpo? De los alimentos que ingieres y contienen calcio o, en su defecto, de tus huesos, con el consecuente riesgo de que sufras lesiones articulares durante tus entrenamiento.

Como siempre, el equilibrio está en las justas dosis. Ni poco ni mucho. Una dieta variada y equilibrada es lo mejor para tu salud.

Un saludo y hasta pronto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? Deja un feedback.