jueves, 16 de febrero de 2017

FRENA TU DOLOR DE RODILLAS

Hola amig@ . 
Sé por lo que estás pasando, porque cuando yo también tenía sobre peso 
me sentía como tú. 
Ese dolor de rodillas no te deja disfrutar de tu día a día y se hace cada vez más intenso y tú te sientes incómodo. 

¡No te preocupes! 
Pronto vas a estar mejor si sigues estos consejos.

Como siempre, si conoces la causa, puedes encontrar la solución.

Las rodillas son las articulaciones más grandes de nuestro cuerpo y las 
que mayor peso aguantan 
cuando estamos de pie, 
son las responsables de que nos mantengamos rectos y erguidos. 

Nos apoyamos en las rodillas para caminar, subir y bajar escaleras, correr, agacharnos, conducir, ir en bici, y un montón de actividades más. 
Es por esta razón que las rodillas son también las articulaciones que se desgastan con mayor facilidad.




Es obvio que cuanto más pesas más esfuerzo harán tus rodillas: ¡no es lo mismo subir unas escaleras pesando 60 kilos que pesando 95! 

El sobrepeso es la principal causa del dolor de rodillas debido a un desgaste mucho más rápido de las articulaciones. 
El sobrepeso, además de castigar las articulaciones, también produce problemas de circulación
 por lo tanto la sangre tiene mayor dificultad para  oxigenar  tu cuerpo y órganos. 

Lo que has comido hasta ahora (los fritos, los refrescos, las mantequillas, los embutidos, los productos refinados) te han hecho engordar y han ralentizado tu circulación sanguínea. Con tanta grasa acumulada en venas y arterías, ¡la sangre no puede fluir bien!

Cuando no llega suficiente sangre a tus articulaciones, el cartílago recibe menos nutrientes y se desgasta más rápidamente causando - en muchísimos casos - problemas de artrosis

Para empezar a reducir ese dolor que no te hace vivir, lo primero que debes hacer es cambiar tu alimentación: evita los fritos, las grasas saturadas (lácteos enteros, mantequillas, embutidos...) y los refrescos, y empieza a comer más fruta y verdura, incluye en tu dieta también los frutos secos  o el pescado azul y bebe mucha, pero mucha mucha agua.

Así empezarás a dar a tu cuerpo más energía que te permitirá empezar a abandonar el sedentarismo, tu compañero de viaje hasta ahora, y que tienes que olvidar y abandonar.

Tu cuerpo no está acostumbrado al movimiento y por eso debes empezar a hacer ejercicio de forma suave y moderada
No puedes hacer esfuerzos grandes de un día para otro si has tenido una vida sedentaria hasta ahora. 

Tu sobrepeso y la falta de costumbre de tu cuerpo castigarán aún más tus pobres rodillas. 

Empieza a caminar todos los días durante 10 o 15 minuto al máximo. 
No busques excusas: empieza a utilizar menos el coche para desplazarte y ve andando al trabajo, al supermercado, al parque con tus hijos o 
con tu familia y amigos, 
usa las escaleras en lugar de los ascensores o escaleras mecánicas, etc... 

Con el tiempo tu cuerpo se irá acostumbrando al movimiento y te pedirá que gradualmente subas la intensidad y el tiempo del ejercicio. 

Recuerda también que los ejercicios en el agua disminuyen el impacto en las articulaciones, por lo tanto son aconsejables para empezar a hacer ejercicio si tienes sobrepeso.

Y como siempre: los problemas de control de peso se solucionan en un 20% con ejercicio físico y en un 80% con alimentación sana y equilibrada


Deja tu email y tu nombre y recibe un regalo en tu bandeja de correo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? Deja un feedback.