jueves, 23 de febrero de 2017

COMER GRASA NO ES MALO

Comer grasa engorda. 

Es lo que seguramente piensas o has pensado y leído alguna vez. 
Empiezas una dieta y lo primero que eliminas son los alimentos que contienen grasas. 
Pero todo esto no es del todo cierto.


En este articulo te enseño a diferenciar los diferentes tipos de grasas y aprenderás cómo puedes seguir comiendo grasa y perder esos kilos de más que te molestan.




El 25% de tu peso corporal es constituido por grasa: necesitas la grasa para poder desarrollar todas tus tareas diarias. Las grasas te aportan energía.


El problema - entonces - no es comer grasas, sino comer las grasas equivocadas, las que resultan nocivas para tu salud. Por eso es necesario que aprendas a diferenciar las grasas y a saber elegir las más saludables. 


Existen tres tipos de grasa

-Las grasas saturadas 
De origen animal, que aumentan los niveles de colesterol malo en la sangre y perjudiciales para tu salud.

-Las grasas insaturadas 
(monoinsaturadas o poliinsaturadas)
Son las más beneficiosas para tu salud y se identifican en su gran mayoría con los aceites. 

-Las grasas trans 
Son las peores para tu salud, y derivan de la transformación de las grasas insaturadas en saturadas.




Conociendo esta primera clasificación de las grasas, ya puedes empezar a elegir los alimentos más adecuados para tu salud, aunque contengan grasas.

Las etiquetas de los productos que compras pueden ayudarte en esta selección.

Más importante que los tipos de grasas es saber cuándo y cómo debes comer grasas.


1. EVITA LOS FRITOS

La fritura es la principal fuente de grasa trans, y produce cambios importantes tanto en los aceites (que vienen absorbidos por los alimentos fritos) que usamos como en los alimentos. 
A causa de las elevadas temperaturas los alimentos pierden todas las vitaminas que contienen además del agua, que se evapora con el calor.

Si comes en casa, puedes comer frito de forma ocasional, pero nunca  comas algo frito fuera de casa, sobre todo en los locales de comida rápida, donde el mismo aceite se usa muchísimas veces para freír la comida.

Lo mejor es cocinar a la plancha o al vapor: añade especias a los alimentos y verás como les das un sabor excepcional.


2. DESAYUNA GRASAS

El mejor momento del día para comer grasa es el desayuno: huevos fritos o revueltos, jamón serrano, aguacate o frutos secos son una optima opción para tu desayuno.
Incluir grasas en tu desayuno, hará que tu cuerpo te pida menos grasas a lo largo del día y tú tendrás más tiempo y ocasiones para quemar lo que has desayunado.


3.CUIDADO CON LOS AZUCARES

Nuestro organismo transforma los azucares en exceso en grasa
Esto significa que lo que te hace engordar son los azucares (y los hidratos simples) y no la grasa. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? Deja un feedback.