jueves, 2 de marzo de 2017

TU GRAN ENEMIGO: EL ACEITE DE PALMA

Está de moda en los últimos meses; todos hablan de él y de sus efectos dañinos para la salud desde que en las redes sociales empezó a circular la noticia de que una famosa crema de avellana causa cáncer.


Te hablo del aceite de palma, uno de los grandes enemigos para tu salud.


 El aceite fresco es beneficioso para tu salud porque contiene grandes cantidades de vitaminas A y E, Lo que lo vuelve peligroso para tu salud es el proceso de tratamiento al que viene sometido, y en el cual se utilizan enormes cantidades de adictivos contaminantes
Visto que es casi imposible encontrar en el mercado el aceite de palma fresco, te voy a hablar del aceite de palma refinado (o procesado).


Este tipo de aceite es rico en grasas saturadas y grasas hidrogenadas que se convierten en grasas trans, las peores para ti como explico en este otro articulo:

COMER GRASA NO ES MALO






La gran mayoría de productos que consumimos contiene aceite de palma: las galletas, las salsas, las margarinas y las mantequillas, la bollería en general, los potitos para los bebés y todos los alimentos precocinados o procesados. 
Y ¿sabes porqué? Por que el aceite de palma no se pone rancio ni se oxida, y contribuye a que todos estos productos tengan una fecha de caducidad bastante larga en el tiempo. 

El consumo excesivo de estos productos causa problemas cardiovasculares porque el aceite de palma altera los niveles de colesterol malo en la sangre además de hacerte engordar porque influye negativamente en los procesos del metabolismo.

Reducir el consumo de aceite de palma y evitar todos los problemas de salud que esto conlleva es muy sencillo: solo sigue estos sencillos consejos que te dejo a continuación.


1. NO COMPRES PRODUCTOS PRECOCINADOS

La mejor comida es la que te preparas en casa, con alimentos frescos (o congelados si no tienes la posibilidad de ir al mercado a diario). Mejor cocinar que comer algo ya preparado.


2. LEE BIEN LAS ETIQUETAS

Si por la razón que sea no puedes evitar comprar productos precocinados (o procesados), entonces te recomiendo que leas atentamente las etiquetas y la información nutricional. 
Fijate que las etiquetas pongan aceite de palma o uno de los siguientes nombres:

-aceite de palmiste

-grasa hidrogenada de palmiste

-sodium palmitate

-manteca de palma

Estos son algunos de los nombres que las marcas usan para no poner directamente aceite de palma.

Para evitar dudas, lo mejor es usar alimentos los más frescos posible y evitar todo lo que sea procesados y precocinados. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? Deja un feedback.