jueves, 11 de mayo de 2017

ALCOHOL Y ENTRENAMIENTO

"Esta copa que te has bebido ha arruinado tu entrenamiento de toda la semana"

Si vas al gimnasio o si entrenas en casa y has tomado algo el fin de semana, seguro que alguno de tus amigos te habrá dicho esta frase, o la habrás escuchado decir a quienes entrenan. Pero, ¿hasta qué punto es cierto?



Tomar hasta una copa (para las mujeres) o dos (para los hombres) de bebida alcohólica al día es incluso beneficioso para la salud. Pero tomar un licor no es lo mismo que tomar una copa de vino (tinto). Y ahí está la primera gran diferencia. 
Ya has visto en este artículo cómo el consumo moderado de vino (tinto) tiene efectos positivos para tu salud.

El problema de las copas del fin de semana es que éstas son más de una o dos, y en el 97% de los casos el alcohol es acompañado por bebidas gaseosas, cuyo efectos nocivos para la salud ya lo he explicado claramente en este artículo.

Cuando terminas un entrenamiento, tus músculos procesan la proteína que le has dado a través de los alimentos (o de batidos usado como suplementos) para que puedan crecer y aumentar su tamaño y fuerza. 
Este proceso que aquí te explico de forma sencilla y breve se llama síntesis de proteínas y el alcohol impide que este proceso se lleve a cabo. 

Esto significa que si tomas alcohol, sobretodo después de entrenar, las proteínas no se transforman en músculo, sino que se quedan en tu cuerpo aumentando los niveles de grasa.

Cuando tomas alcohol tu cuerpo nota que estás introduciendo toxinas por eso tú empiezas a sudar u orinar; tu cuerpo te está diciendo que elimines las toxinas pero al mismo tiempo estás eliminado líquidos de tu cuerpo. La deshidratación es otra consecuencia del consumo excesivo de alcohol, que afecta al normal crecimiento de tus músculos.

Y por último, pero no menos importante, el etanol (sustancia presente en las bebidas alcohólica) afecta a tu sistema nervioso reduciendo tu capacidad de concentración: tus movimientos durante el entrenamiento no son controlados y esto puede provocar lesiones musculares o de las articulaciones

Después de esto que has leído, ¿aún tienes ganas de emborracharte y jugarte la salud?

El consumo excesivo de alcohol afecta a tu rendimiento deportivo pero también provoca serios daños para tu salud.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? Deja un feedback.