martes, 13 de junio de 2017

BEBER AGUA TE AYUDA A ADELGAZAR

Si lo que buscas es perder peso y estar en forma, hay algo muy sencillo que debes hacer: beber agua.

Ya te comenté en este artículo los múltiples beneficios para tu salud de un gesto tan sencillo y natural como es beber agua. En el artículo de hoy te voy a explicar por qué beber agua ayuda a adelgazar. Y presta atención: no te estoy diciendo que beber agua adelgaza, porque esto no es del todo cierto.

Beber agua es una ayuda dentro de un estilo de vida saludable, donde una correcta alimentación y una nutrición sana y equilibrada están acompañadas por la practica constante y moderada de ejercicio físico.



Beber agua te ayuda en el proceso de perder peso porque

1. Te da una sensación de saciedad

Si bebes un vaso de agua unos 20 o 30 minutos antes de comer tu estomago estará parcialmente lleno y mandará un mensaje a tu cerebro diciéndole que no necesita mucha más comida. Tu cerebro percibe la sensación de saciedad y tú necesitarás ingerir menos cantidad de comida para sentirte llen@.
Además, beber un vaso de agua antes de las comidas, ayuda también a proteger las paredes del intestino y así te ahorrarás desagradables problemas intestinales como el reflujo o la acidez estomacal, dependiendo de que alimentos vayas a ingerir. Beber un vaso de agua antes de las comidas, también ayuda a preservar la flora intestinal.

2. Acelera tu metabolismo

El metabolismo es el proceso que tu organismo utiliza para eliminar toxinas y desechos y transformar los nutrientes que le proporcionas en energía. 
Cuando bebes agua, tu intestino funciona mejor, porque es capaz de eliminar con más rapidez todo lo que no necesita. Unos riñones hidratados expulsan mejor las toxinas y todos los desechos que son responsables de la retención de líquidos. Igualmente un hígado bien hidratado puede metabolizar mejor las grasas convirtiéndolas en energía.

A parte esto dos puntos, hay otro factor que te ayuda en tu objetivo de perder peso: beber agua fría. Es el proceso que técnicamente se conoce como termogénesis inducida por el agua
Al ingerir agua a bajas temperaturas, tu intestino se ve obligado a trabajar a una mayor velocidad para devolver el equilibrio en la temperatura de tu cuerpo. Cuanto más rápido trabaje el intestino, mayor será el gasto calórico del metabolismo. 
Sin embargo, debes tener cuidado con la diferencia entre la temperatura exterior y la del agua que vas a beber. Y de todas formas, nunca bebas agua fría con la comida; siempre es mejor que bebas un vaso de agua a bajas temperaturas lejos de la ingesta de comida.

Y ahora que has terminado de leer este artículo, puedes ir a beber tu vaso de agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? Deja un feedback.